domingo, 17 de octubre de 2010

CASI DESNUDOS

En esa casa a oscuras, a pesar de las lámparas,
casi desnudos, a pesar de la nieve,
tragaron las brasas encendidas.
De noche se marcharon
soltando las cadenas clandestinas,
huyeron
hacia caminos solitarios
casi desnudos,
sus bocas silenciadas,
entre los grises muros,
suplicantes,
resistieron
al rostro intolerable del verdugo.
Era el otoño, era mayo entre las ramas,
entre los días que perecen en las horas,
mientras sangraban las heridas
entre los gritos nauseabundos,
entre los ladrones, los sicarios.
En esa casa a oscuras, a pesar de las lámparas.
Casi desnudos, parece que ha nevado.

Graciela Batemarco- poeta y docente ET Nº25-
Esta poesía fue publicada en la revista Apuntes, entre muchas otras que homenajearon a Roberto Santoro: "Roberto construyó desde su lugar de preceptor, en cada acto cotidiano, poesía, con el vínculo que te puede permitir la relación preceptor-alumno, puso el corazón en cada una de sus acciones por eso su recuerdo está hoy tan vivo. Es más, cuando lo vinieron a buscar creyó que eran padres y se entregó a ellos."

No hay comentarios: